Situaciones de empate El Jaque perpetuo

Situaciones de empate  El Jaque perpetuo

Situaciones de empate – El Jaque perpetuo

Al jugar al ajedrez no siempre existe un ganador. La poca experiencia o la habilidad del contrincante pueden llevarnos a una de las situaciones de empate conocida como el jaque perpetuo. Veamos como se produce esta situación y las formas como podemos llegar al jaque mate definitivo.

El jaque perpetuo es similar al jugar al gato y al ratón, en el cual el gato persigue al ratón sin llegar a cazarlo. Es más, esta situación puede ser tan desesperante para algunos que también se puede asemejarse al comportamiento del perro cuando persigue su cola, dando infinitas vueltas y sin logar su cometido. En un juego real si el jaque perpetuo no se consolida como jaque mate a favor de ninguno de los jugadores el juego puede culminar por tablas o empate.

Muchas veces caemos en este “juego”, propiciado por nuestro contrincante, para naturalmente quedar en el empate por jaque perpetuo. Este hecho se produce muchas veces al caer en el círculo vicioso de perseguir y perseguir al rey. A veces nuestro contrincante solo tendrá que alternar el movimiento del rey entre dos posiciones para lograr su cometido de llevarnos a la desesperación.

El salir de esta situación antes que se declare empate por jaque perpetuo dependerá de las decisiones que usted tome rápidamente. Recuerde que uno de los grandes errores que podemos cometer es esto mismo, hacer jaques innecesarios. Usted puede dejar de perseguir a rey para reestructurar su estrategia de juego. Todo dependerá de las piezas que tenga disponible y del valor de estas. Una forma práctica es avanzar por el lado opuesto al rey oponente con los peones para poder coronar alguno y así obtener la pieza que falta para alcanzar el mate. Otra forma es mover todas sus fuerzas contra el rey contrario para no solo atacarlo con una sola pieza. Esto sin dejar desguarnecido a su propio rey.

De esta manera usted puede evitar situaciones de empate al romper el vicio del jaque perpetuo en busca del jaque mate de la victoria.

Foto: flickr.com/photos/chessmagic/5675579104

Compartir contenido en >>>

Related posts:

Cómo armar un ataque doble

Al mejor cazador se le escapa la paloma – Cuidado con el mate del pastor

Ver Opiniones